Madrid.- Investigadores del imperial College de Londres han hallado, en condiciones de laboratorio, una forma de modificar genéticamente mosquitos Anófeles, causantes de la enfermedad de la malaria. Se basa en la actividad de una enzima capaz de distorsionar el sexo de los mosquitos Anófeles evitando que se produzcan hembras, las cuales son transmisoras de la enfermedad. Es decir, se establece una ataque sobre los cromosomas X.

Ante esto, los científicos remarcan que no quieren eliminar mosquitos Anófeles sino establecer un intento por controlar la especie. Los expertos señalan de la importancia que este hecho puede suponer para la población, además de que estos hechos son autosustentables. «Una vez se introduzcan los mosquitos modificados, comenzaran a producir descendencia masculina», según Nikolai Windbichler, coautor del estudio.

Este estudio tiene que demostrar su eficacia en la naturaleza, donde el efecto será mucho menos evidente que en el laboratorio. El control de mosquitos Anópheles gambiae, trasmisores de la malaria, supondrá un avance en la mejora de la salud mundial aunque este hecho ha generado ciertas dudas por la suelta masiva de estos insectos transgénicos. En especial, con la posible eliminación de estos mosquitos de la naturaleza.

Servicios relacionados

  • DesinsectaciónContra plagas de cucarachas, hormigas, pulgas, chinches y todo tipo de insectos….