Han adquirido el término de “ratas voladoras” en muchos lugares, debido a la cantidad de enfermedades que pueden provocar en el ser humano. Entre estas enfermedades están la transmisión de la histoplasmosis, la ornitosis, la salmonelosis o la criptococosis así como de parásitos como chinches, pulgas, garrapatas o ácaros.

Asimismo, las palomas también son un problema para la conservación de edificios, puesto que su presencia en ellos trae como consecuencias atascos en bajantes de agua, obstrucciones de salidas de ventilación, malos olores o el acumulo de heces, entre otras cosas.

Debido a su persistente asentamiento en cualquier época del año, existen soluciones en el mercado que pueden frenar en cierta medida esta plaga:

Por un lado, podemos encontrar sprays repelentes con el fin de que las palomas no se posen en los lugares donde lo hemos aplicado, así como la instalación de sistemas acústicos con el objetivo de ahuyentarlas a través de un sonido que se genera cada cierto tiempo.

Por otro lado, y uno de los más usuales, es la instalación de púas o varillas en los lugares en los que estas aves se posan habitualmente, dejando una distancia no mayor a 6 centímetros con lo que evitar que éstas encuentren su espacio para apoyarse.

A pesar de seguir estos consejos es importante recurrir a profesionales que erradiquen esta plaga, ya que poseen los productos y técnicas necesarias para ello.

Servicios relacionados

  • Control de AvesSolucionamos cualquier problema con palomas, estorninos, gaviotas, gorriones……