Antiguamente se creía que la aparición de una plaga era algo así como una especie de castigo. Por este motivo, la palabra plaga viene del latín y una de sus acepciones es “desgracia”. Pero ¿qué es una plaga? ¿Qué representa en el mundo actual en el que vivimos?

Hoy sabemos mucho más al respecto y podemos hacerles frente a los distintos tipos de plagas, mediante un adecuado control de las mismas.

El conocimiento desplazó al mito y aunque las plagas más comunes siguen causando problemas, ahora hay una explicación lógica para su existencia y sobre todo, métodos efectivos para tratarlas.

En este artículo vamos a contarte qué es una plaga, cuáles son las distintas clases de plagas y qué solución aplicar ante su aparición.

¿Qué es una plaga?

La definición más simple y concreta sobre qué es una plaga sería: cualquier organismo vivo que pueda ser perjudicial para otro. Así, tanto insectos, como animales, plantas o microorganismos pueden considerarse una plaga.

Pero ¿qué tiene que ocurrir para que una especie sea catalogada de este modo? Según la Organización Mundial de la Salud, se puede hablar de plaga cuando una especie crece en número durante un tiempo prolongado, produciendo daños en el hábitat y en la salud de otros seres vivos.

De esta manera, pueden existir tantos tipos de plagas como seres vivos existen en el mundo. Aunque claro, no todas ellas producen los mismos daños ni las mismas reacciones, lo cierto es que son un motivo de consulta frecuente en las empresas especializadas en control de plagas. Es que nadie quiere tenerlas cerca de sus hogares y sus negocios.

A continuación, te explicamos qué clases de plagas hay o mejor dicho, cuál es su clasificación.

¿Qué clases de plagas hay?

Aunque no hay una única forma de hacer esta clasificación, lo cierto es que hay dos cuatro criterios que pueden ser muy prácticos para distinguir los distintos tipos de plagas:

1- Plagas domésticas

Aquí podríamos ubicar a las plagas más comunes. Insectos como la cucaracha, que abunda en las viviendas, representa una infestación de rápido crecimiento y de gran peligro, debido a las enfermedades que puede desencadenar. Además ¡son muy desagradables! Y ese es motivo suficiente para evitar plagas de cucarachas en casa.

Pero también hay otras especies a destacar:

  • Hormigas.
  • Mosquitos.
  • Moscas domésticas.
  • Moscas de la fruta.
  • Pulgas.
  • Chinches.

Las plagas domésticas infestan las viviendas y se transforman en una preocupación directa para las personas, sus posesiones y su entorno inmediato.

2- Plagas agrícolas

Esta clase de plaga es la invasión de seres vivos de la misma especie que causa daño a las poblaciones vegetales. Es un tipo de infestación de animales, plantas y microorganismos que tiene un efecto negativo sobre la producción agrícola.

Este tipo de plaga suele prosperar porque encuentra una fuente concentrada y fiable de alimento, precisamente en los cultivos.

Es importante destacar que el modelo de producción actual, que incluye monocultivo de variedades de alta producción, cultivo múltiple mediante la reducción de descanso a los suelos o la utilización de fertilizantes, entre otros, favorece la aparición de los diferentes tipos de plagas.

Dentro de esta clasificación, podemos encontrar las siguientes infestaciones:

  • Insectos como pulgones, hormigas, orugas, entre otras.
  • Virus y bacterias.
  • Hongos.
  • Malezas o plantas invasoras.

3- Plagas estructurales

Entre los tipos de plagas más frecuentes encontramos aquellas que se alimentan de la madera ¿sabes a qué clase de infestación pertenecen? a las plagas estructurales.

Estas son plagas de insectos que causan daño en las estructuras de viviendas y edificios. Las termitas, por ejemplo, se alimentan de la celulosa presente en la madera, lo que la debilita notablemente. Incluso, pueden llegar a provocar el colapso de estructuras.

Marcos de madera en puertas y ventanas, muebles, vigas, durmientes, cercas, libros, papeles almacenados y cartones puede ser su alimento predilecto.

4- Plagas biológicas

En cuarto lugar, encontramos las plagas biológicas. Aquí la tipología comprende:

  • Artrópodos. Son animales invertebrados que se caracterizan por contar con un esqueleto externo, cuerpos segmentados y patas articuladas. Los insectos y los arácnidos son los más destacados. Como plagas más comunes encontramos: arañas, avispas, chinches, cucarachas, hormigas, garrapatas, moscas y mosquitos.
  • Vertebrados. Este es un conjunto sumamente diverso del reino animal, entre el que se encuentran los mamíferos, aves, reptiles, entre otros. Las plagas de roedores y aves están entre las más comunes de esta categoría.
  • Malezas. Estas son plantas que en determinadas condiciones causan daño económico y social en la agricultura.
  • Patógenos. En este caso, hablamos de las enfermedades producidas por virus, bacterias u hongos.

¿Cómo tratar los diferentes tipos de plagas?

Ahora ya tienes una noción más clara sobre qué son las plagas y qué clases hay. Lo que resta es compartirte los distintos abordajes para tratarlas.

Para hacerle frente a estos tipos de plagas más frecuentes, hay tratamientos específicos para cada infestación. Por ejemplo, ante la necesidad de eliminar plagas de insectos en tu jardín o dentro de tu casa, la desinsectación sería el método perfecto. Dado que, mediante la aplicación de medidas profesionales y físicas, puedes atacar el problema de forma integral, encontrando la solución definitiva a esta situación.

La fumigación, desratización o la desinfección de espacios y superficies son otras formas de resolver la problemática de las plagas.

En cualquier caso, el abordaje más efectivo es aquel que tiene en cuenta los hábitos, comportamientos y biología de cada especie. Así como también, los factores estructurales que condicionan la aparición de estas.

Por ello el control integrado de plagas se transforma en la solución perfecta. Este método implica una mejora sustancial con respecto a los métodos tradicionales de control de plagas. En tanto, va más allá de las medidas químicas, sino que se centra en realizar un abordaje integral de la problemática, priorizando el cuidado del medio ambiente.

Así, se utilizan menos cantidades de productos que, a su vez, son más eficaces y mejores. Como parte del tratamiento, se realiza una evaluación de los factores de riesgo estructurales y se advierte sobre la necesidad de reparación de algunos puntos para prevención.

Con un equipo cualificado y el tratamiento indicado las plagas más comunes ya no serán un problema.

Si te encuentras lidiando con algún tipo de plaga, consulta nuestros servicios y encuentra la solución definitiva.

Si quieres saber más acerca de los distintos tipos de plaga que existen, no dudes en visitar Pisos.com

Artículos relacionados: