Un relevamiento de la Universidad Southern Illinos, sobre 30 estados de la Unión, revela que 25, tienen ya “super piojos” en sus escuelas, resistentes a los insecticidas piretroides (los piojicidas de uso más común), y que deben ser tratados con antibióticos para lograr alguna eficiencia al combatirlos. El trabajo que será presentado esta semana en la Conferencia Nacional de la Sociedad Química de Estados Unidos, muestra particular preocupación porque los “super piojos” se han desarrollado a través de mutaciones, en las cuales el sistema nervioso del insecto se ha fortalecido frente a los químicos con que se lo mataba anteriormente, y ahora son prácticamente inmunes a sus efectos. Los más de 1.000 diferentes piretroides desarrollados por los químicos, cuyas moléculas tienen actividad insecticida de amplio espectro y alcanzan de cosechas y animales a humanos, se entendía que no causaban resistencia entre los insectos. Su uso hogareño más popular es contra los mosquitos, en tanto tiene ínfima acción en humanos Los piojos evolucionaron no así los mosquitos El biólogo e investigador Kyong Sup Yoon que desarrolló el trabajo que ahora se presenta, relevó muestras de piojos de 30 estados de la Unión, y solamente en cinco de ellos no halló rastro de piojos con alta resistencia a los piretroides. “El problema es, que si usas en exceso un solo producto a lo largo del tiempo, estás preparando el terreno para que se desarrolle la resistencia”, explicó Yoon, quien adelanta que probablemente la resistencia esté siendo rápidamente adquirida por otros piojos que se cruzan con los evolucionados. Los científicos se preguntan por qué los piojos han logrado avanzar en su resistencia de este modo, mientras que otros afectados como los mosquitos, siguen siendo víctimas de los piretroides en los insecticidas, sin mostrar mayores cambios. La pediculosis se ha transformado en uno de los mayores desafíos de la modernidad, generando constantes focos epidémicos, que surgen casi espontáneamente entre los escolares principalmente.