Palomas… hay quien podría pensar que las palomas son lindas y tiernas aves que pueden ser parte del contexto de un parque o espacio público al aire libre y que incluso alimentarlas puede ser un buen pasatiempo.

Lo cierto es que no queremos erradicar a las palomas de la faz de la tierra y quizá en el contexto de un parque público realmente contribuyen a que el paisaje sea aún más hermoso, sin embargo, si tienes una empresa, comercio o en tu propia casa has sido invadido por estas, hasta el momento, simpáticas aves, de seguro te gustará conocer que existe el control de plagas de palomas y que desde American Pest Control podemos ofrecerte una solución al respecto.

Control de plagas palomas a tu medida

Cada caso es único. Hay quienes llegan a nosotros en búsqueda de una solución en control de plagas palomas porque estas están perturbando la vida cotidiana en sus hogares. Otros necesitan ahuyentarlas de los edificios que administran o de los comercios y tiendas de su propiedad. Por supuesto que cada uno de estos espacios requerirá de medidas adecuadas y para ello la contratación de servicios específicos es la clave.

Hoy compartiremos algunas recomendaciones e historias de control de plagas en lo que a palomas respecta para que puedas tener una idea del tipo de solución que podemos brindarte.

Plan para el control de plagas de palomas

Como todo proceso el control de plagas de palomas lleva tiempo, pero también y por, sobre todo, requiere de pasos específicos con el fin de alcanzar la consecución del plan, que es básicamente, ahuyentar o eliminar la plaga de palomas de un determinado espacio.

Inspección, análisis y diagnóstico

El primer paso en lo que a control de plagas palomas respecta, consiste en la inspección, análisis y diagnóstico de la situación.

Hacer un estudio del sitio es necesario para poder evaluar la dificultad que la tarea tendrá. Para ello, se deben identificar los lugares de perchado, anidación y alimentación de las aves, porque es de este modo que se consigue conocer su entorno y estructura, el nivel de población de palomas en el sitio y su ámbito de desplazamiento.

De esta forma, además, se puede planificar el tipo adecuado de cambios en los factores ambientales y estructurales que contribuirán a la reducción o eliminación de la plaga.

Saneamiento

Este paso puede, por sí solo, constituirse como el eslabón clave dentro del proceso de control de plagas de palomas. Lo que ocurre con el saneamiento es que se trata de un conjunto de tareas que contribuyen a eliminar el contexto propicio para la alimentación de estas aves y de esta manera, se consigue en muchos casos ahuyentar por completo a la plaga.

Las tareas de saneamiento entonces están pensadas para eliminar restos alimenticios y fuentes de agua que sirven para la alimentación de las palomas. El accionar del servicio especializado en el control de plagas consistirá en eliminar todo resto de comida, así como también erradicar cualquier fuente de agua o coartar el acceso de las aves a esta. Todo ello, sin alterar en ningún modo el entorno ecológico.

Transformación del hábitat de las palomas

Como decíamos antes, los restos alimenticios y las fuentes de agua son la razón principal por las que un determinado espacio resulta invadido por palomas, porque como todo ser vivo, estas aves necesitan alimentarse y beber agua todos los días, pero la eliminación de estos elementos por sí solo no hará que las palomas se vayan, además, es necesario impedir el acceso de esta plaga a las estructuras edilicias ya sea para anidación, perchado o descanso.

Entre las medidas de transformación de hábitat de palomas, está la utilización de redes plásticas en el acceso a las entradas de edificio. También la modificación del ángulo de las repisas a 45º o incluso superior, es una estrategia para disuadir el perchado.

Repelentes de palomas

Los repelentes de palomas han sido diseñados para afectar los sentidos de estas aves de manera tal que estas no puedan descansar o llevar a cabo su actividad de perchado fácilmente. Así, lo que se consigue es que estas abandonen el área en cuestión.

Es importante decir que existen distintos tipos de repelentes para palomas, cuatro en total y que dependiendo el espacio a trabajar y sus condiciones, será apropiado el uso de uno u otro.

  • Repelentes táctiles: aquí podemos clasificar a los repelentes mecánicos tales como alambres de púas, alambradas electrificadas, chorros de agua o hileras de alambre tensado. También dentro de esta categoría están los repelentes químicos tales como geles o pastas, entre otros.
  • Repelentes visuales: en este caso, hablamos de repelentes que en contextos urbanos e industriales no serían los más efectivos, porque las aves suelen acostumbrarse a estos y terminan ignorandolos. En esta categoría pueden figurar las luces centelleantes, halcones, falsos búhos, globos o serpientes.
  • Repelentes sonoros: alarmas, disparos, entre otros, conforman esta categoría. Se trata de repelentes que muchas veces pueden no ofrecer la efectividad esperada, dado que las palomas se adaptan fácilmente a los ruidos cotidianos en zonas urbanas.
  • Repelentes olfativos: en este caso hablamos de un recurso que puede ser utilizado en edificios o establecimientos donde no haya personas, dado que estos deben emplearse en dosis altas y debido a ello pueden afectar la salud de quienes estén en contacto con estos repelentes. Se trata del vapor de naftalina.

Reducción de la población de palomas

Reducir la población de palomas es una tarea de mayor complejidad, porque se debe llevar a cabo un programa de cebado con sustancias anticonceptivas para las aves. Para ello, es necesario establecer cuáles son los patrones diarios de movimientos de las palomas entre sus áreas de perchado, descanso y alimentación, así luego se pueden seleccionar los lugares apropiados de cebado.

El control de plagas de palomas es una tarea fundamental en cualquier contexto, sobre todo porque estas causan molestias al depositar sus excrementos, lo cual resulta desagradable, produciendo la corrosión de estructuras de metal y otros objetos, al tiempo que afectan las condiciones sanitarias del lugar en el que anidan o descansan.

 

Artículos Relacionados: