El pasado lunes 13 de Marzo no pasará a la historia por nada en especial, aunque si lo tendrán en su lista de curiosidades los efectivos del Samur que en el turno de mañana acudieron al aviso en la calle Loreto y Chicote, cerca de Gran Vía, debido a la presencia de una rata de grandes dimensiones “no colaboradora”.

 

Sorprendidos por el mensaje, se activo el protocolo de emergencia, y el aviso se gestionó con la seriedad que precisa, aunque pareciera una broma. Una unidad básica de servicio de apoyo sanitario se desplazo para dar apoyo a un equipo del Cuerpo de Bomberos, enviada a su vez para acabar con dicho roedor.

 

Un portavoz del Área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, explica que “Es el procedimiento habitual siempre que hay intervenciones con animales; se llama al Samur con carácter preventivo”.

 

Lo curioso de tal hecho, fue que al vehículo con los técnicos sanitarios no le dio tiempo ni siquiera a llegar al lugar del aviso. De camino, recibieron un nuevo aviso de que ya no era necesaria su presencia: el protagonista de tal aviso había empezado a colaborar, ya que cuando los bomberos llegaron y entraron en la casa no encontraron rastro alguno.

 

Fue la anécdota curiosa del día, aunque cabe recordar que hay que hacer un buen uso de los servicios de emergencias, ya que no sabemos si alguien, en peores circunstancias que nosotros, pudiera precisar de estos servicios.