Desde tiempos ancestrales, como bien indican algunos pasajes de la Biblia, las epidemias encabezadas por insectos u otro tipo de animales han protagonizado gran parte de nuestra historia, afectando seriamente a la alimentación o a la rutina de la población del momento. En la actualidad, una de las plagas más comunes y en cierto modo peligrosas que proliferan por el centro de Madrid es la procesionaria del pino, una oruga típicamente mediterránea que desciende del árbol con el fin de convertirse en mariposa.

Aunque la imagen puede parecer en cierta manera bucólica, la realidad que rodea a este insecto es muy diferente. Y es que durante el proceso previo a la metamorfosis estas orugas desprenden filamentos urticantes que al ponerse en contacto con la piel generan reacciones alérgicas. Proceder a la eliminación de la procesionaria del pino en cada uno de los rincones públicos de la ciudad de Madrid es fundamental para evitar este tipo de alteraciones cutáneas, que pueden extenderse a zonas mucho más sensibles como los ojos o las mucosas.

 

¿CÓMO EJERCER UN BUEN CONTROL DE LA PLAGA DE LA PROCESIONARIA?

Si por algo se caracteriza este peculiar insecto es precisamente porque, a diferencia de otro tipo de procesos de eliminación de plagas en Madrid, éste también se mantiene activo durante el invierno. Tal y como hemos indicado más arriba, durante los meses de febrero y marzo las orugas bajan de los árboles hasta alcanzar el suelo para encontrar un lugar en el que poder enterrarse y pupar, por lo que resulta fundamental ejercer una inspección mucho más completa, en cambio, durante Septiembre y Octubre es la mejor época para fumigar de manera preventiva para esta plaga.

En este contexto, las empresas de eliminación de plagas realizan un control regular de cada una de las zonas en las que se encuentran este tipo de árboles, sobre todo si éstos están situados en áreas al alcance de los niños como los parques o los colegios. Es importante que desde casa se advierta a los más pequeños de los riesgos de jugar con este tipo de insectos, enseñándoles que bajo ningún concepto deben tocar las orugas o manipular los bolsones en los que se desarrolla la mariposa.

¿CÓMO AFECTA LA PROCESIONARIA DEL PINO A NUESTRA SALUD Y A LA CIUDAD DE MADRID?

Picores, alergias, infecciones oculares e incluso problemas de respiración o asfixias. Aunque no se trata de insectos que piquen o parasiten directamente, los pelos que se desprenden de la superficie de las orugas pueden resultar altamente peligrosos para nuestra salud o la de nuestras mascotas.

Por este motivo, durante el período de eliminación de las plagas de la procesionaria del pino se aconseja mantener a los perros o a los gatos alejados del posible contacto con esta clase de insectos. A través de los diferentes sistemas de eliminación de plagas en Madrid se insiste en la necesidad de comunicar al departamento urbano pertinente la presencia en lugares públicos de la procesionaria del pino, favoreciendo así un control mucho más eficaz de esta problemática oruga.
Fuente de la imagen: Madrimasd

Servicios relacionados