Actualmente en medio urbano, los problemas con ratones no presentan un carácter general sino focalizado en entornos muy concretos como son los almacenes, comercios o viviendas infestadas. Esta especie no tiene nada que ver con las ratas aunque hayan sido contemplados con cierta benevolencia desde el punto de vista de su impacto potencial en salud pública.

Los ratones son pequeños roedores muy vivaces y ágiles, capaces de penetrar por espacios muy reducidos. Además, poseen una gran capacidad para reproducirse, y es realmente en este hecho en donde se concentra el problema de la aparición de una plaga de ratones domésticos.

En interiores, esta especie no requiere grandes espacios ni realizan grandes desplazamientos. En ciudad, los ratones son roedores de interior, aunque esporádicamente pueda encontrarse en jardines y otros entornos similares. Una de sus características es que salen al exterior principalmente por la noche, por lo que es difícil detectarlos en las horas centrales del día.

DIAGNÓSTICO

Lo habitual es que el primer indicio sea la detección de los excrementos que estos animales producen en notable cantidad. Otros indicios son la presencia de roeduras en embalajes, alimentos, muebles…o la evidencia de su avistamiento. Ciertas personas son capaces de detectarlos en base al olor especial que la presencia de ratones producen en locales altamente infestados.

PREVENCIÓN Y CONTROL

Condicionada por su pequeño tamaño y agilidad prodigiosa, la prevención frente a ratones se basa fundamentalmente en:

– Supervisar el estado de mercancías y materiales que se introducen.

– Reparar aquellas grietas que pudieran permitir el acceso de esta especie.

– Extremar los cuidados en el almacenamiento de alimentos, frecuente objetivo predilecto de estos roedores.

– Disponer de almacenes ordenados y supervisados.

Muchas infestaciones no son debidamente controladas porque se minusválida la verdadera importancia de ésta que, con frecuencia, requieren la actuación de expertos en el control de plagas. Adicionalmente a las medidas de gestión ambiental, pudiera ser necesario el uso puntual de biocidas rodenticidas. Este tipo de cebos deben siempre mantenerse fuera del alcance de personas y animales y evitar la contaminación de aguas.

En interiores, deben ser las empresas de control de plagas los responsables de establecer los diagnósticos de situación y realizar las recomendaciones correctoras y tratamientos que se estimaran oportunos. La intervención de estos profesionales es obligada en caso de edificaciones de uso o servicios público y garantía adicional de eficacia y seguridad.

Para infestaciones ligeras en ámbito doméstico, el ciudadano puede optar por no recurrir a estos profesionales e intentar un autocontrol que podría tener éxito en la medida que se apliquen enérgicamente los principios ambientales citados y que se utilicen muy juiciosamente los rodenticidas comercializados como domésticos.

 

Servicios relacionados

  • DesratizaciónOlvídese del problema de ratas o ratones con nuestros productos biodegradables….