Madrid.- La contaminación y los olores artificiales están dificultando a los insectos la localización de sus flores preferidas, según publica la revista Science. Los investigadores han realizado experimentos con la polilla o gusano del tabaco, considerando que la alteración provocada por estos olores artificiales pueden estar alternando la vida de otras especies polinizadoras.

La polilla o gusano del tabaco está dotada de grandes características olfativas, capaz de detectar olores que ningún ser humano podría. De hecho, la capacidad de este insecto en este aspecto es infinitamente superior a la capacidad de las personas. Las pruebas realizadas en laboratorios demuestran que estos animales rastrean mejor el olor cuando el aire esta limpio y no contaminado.

La sorpresa de los científicos

Jeffrey Riffell, científico de dicho estudio, sostiene que esta sorprendido de cómo los insectos han podido sentirse confusos con esencias tan diferenciadas de las flores como son el humo o gasolina de los vehículos, cuando estos ejemplares están perfectamente adaptados para reconocer olores.  Además, Riffel es conocedor del poco valor polinizador de la polilla, pero advierte que este mismo proceso puede estar dándose en abejas, fundamentales para la polinización.

Servicios relacionados

  • Desinsectación contra plagas de cucarachas, hormigas, pulgas, chinches y todo tipo de insectos…